martes, 15 de noviembre de 2011

Que sí, que no.



-¿No sientes su ausencia?
-Sí.
-¿Y no vas a hacer nada para evitarlo?
-Supongo que no.
-¿Y no crees que deberías?
-¿Y tú no crees que debería dejarlo pasar? He hecho de todo y no he recibido nada a cambio. He luchado día tras día contra su ausencia, para tratar de no tenerla, para tratar de que no se fuera, pero supongo que mis esfuerzos fueron vanos, supongo que no puedo hacer nada más y también supongo que me cansé.
-¿Tú crees?
-Sí… No… No se… siempre digo lo mismo y acabo cambiando de opinión.

2 comentarios:

  1. Si no fuéramos humanos,no dudaríamos.La indecisión nos hace ver las cosas de distintas maneras.Besos Lucia.

    ResponderEliminar
  2. Lo último que hay que hacer es tirar la toalla y dejar de luchar.. :)

    ResponderEliminar