lunes, 11 de julio de 2011

Imprevisibilidad...



Imprevisibilidad, ¿Qué es la imprevisibilidad?
La real academia española de la lengua no tiene un significado estricto, define la palabra imprevisibilidad como: cualidad de imprevisible. A imprevisible lo define como: que no se puede prever. Y a esta última como: ver con anticipación. Por lo que la imprevisibilidad es la cualidad de que no poder ver con anticipación los hechos que vendrán después.
No saber lo que va a pasar, a veces nos asusta, nos aterra, nos oprime, o nos da miedo, aunque, en realidad, nos debería de atraer. Siempre se ha dicho, que lo fácil aburre y lo difícil atrae y esa frase es tan cierta como mi nombre. Si supiéramos lo que nos va a pasar en cada día y cada momento nos aburriría vivir e intentaríamos por todos los medios cambiar los momentos que tenemos escritos, sabemos que va a pasar y no nos gustan. Y disfrutaríamos poco los que deberíamos disfrutar al máximo, porque bueno… Ya sabes lo que viene ahora.
Por eso es mejor que la vida nos tenga deparado un destino a cada uno completamente distinto y que además los mantenga guardados como un tesoro que no debe nunca dejar escapar. Por eso, porque nos lo pone difícil y por que además pone quinientos mil millones de piedras a lo largo de nuestro camino para que nos caigamos, por eso y porque no sabemos nunca donde están las piedras, es imprevisible. Me gusta la imprevisibilidad porque me hace comparar la vida con una película, libro u obra de intriga en la que siempre te quedas con las ganas de saber que pasará a continuación. La vida nos hace un poco la misma jugada que esas películas, pero aun peor.  Por eso, porque no sabemos lo que va a pasar, solo por ese motivo, deberíamos de saber, que eso de vivir cada momento como si fuera el último, no es broma. Disfruta como pez en el agua en todos los momentos que la vida te cede y aprende a pasar los malos con la mejor cara posible, desechando lágrimas siempre que sea necesario, esos que te enseñan que en la vida nada es color de rosa, aunque a veces haya que dejarse llevar y pensar que si es así en algún momento determinado.  Es bueno saber que a veces la vida te va a ayudar y otras en las que no te va a tender ni un dedo de la mano. La ayuda está para momentos puntuales en los que debes conseguir algo que de verdad la imprevisibilidad te lo ha marcado y no puedes, cuando la vida te ve en esas circunstancias, siempre te echa una manita, para que puedas ayudarte con ella a conseguir lo que tienes marcado en ese gran destino. Otras veces no te ayudará porque bueno, quizás estás haciendo algo que no tienes marcado y tú estás luchando por conseguir algo que no vas a tener, es ahí donde hace lo contrario, hace que le sueltes de la mano y te rindas de la mejor forma posible.
Siempre me ha gustado la imprevisibilidad de las cosas más cotidianas. Cosas cotidianas que haces todos los días y la rutina parece que te aplasta. Pero incluso en las rutinas más asquerosas y malolientes ocurren cosas que nos pueden sacar de ella y por unos momentos hacernos sentir de una manera distinta.
Últimamente he aprendido a ver que la vida no es más que una serie de sucesos que deben ocurrir para que lleguemos al sitio en el que estamos. Por eso, cuando escuché hace bastante poco una frase en una de esas canciones que te influyen de alguna manera u otra, sonreí de manera tonta, al pensar que en todo tiene razón, porque la vida pasa sin que tú lo quieras, nadie te ha impulsado a vivirla y sin embargo lo estás haciendo…
“La vida me parece una fiesta a la que nadie se ha molestado en invitarme…”
Últimamente, Ismael Serrano.

2 comentarios:

  1. Llegué aquí por el semillero de blogs, Muy lindo el tuyo, te leo.

    Besos de purpurina, alicia.
    Una invitación a mi blog: http://globosagua.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Si tropezamos y caemos, por necesidad nos levantamos.Ahora bien,el primer intento tiene que ser nuestro.Son pocas las manos que nos van ha ayudar....Besos .

    ResponderEliminar