lunes, 25 de julio de 2011

Disfruta...


Y de pronto, como si nada y como si todo, llega la vida y te sorprende. No lo hace de la mejor manera, sino que al contrario, busca la más difícil. Te pone un iceberg por delante, una piedra más grande que tu propio universo, tapándolo todo, como si con ello quisiera bloquearte el mundo de tu alrededor y no dejarte asomarte para ver qué pasa en el. Pero hay alguien que te dice: “quita la piedra, lucha con ella y quítala del medio aunque tengas que ir partiéndola poco a poco, picándola hasta que no pueda más y se caiga dejando esparcidos a tu alrededor trozos de tu propia victoria”. Y después de ver la piedra esparcida, de que tu victoria te sonría, coges un trozo de ella y te la guardas como un tesoro que nunca tienes que dejar escapar. Porque siempre te arrepentirás de algo, porque lo has hecho o porque lo has dejado de hacer, pero siempre tienes que saber que tu decisión era la acertada.
 
Le daba demasiado vueltas a la cabeza, siempre he sido de las que con algo se paran a reflexionarlo hasta que le encuentra el sentido a todo y cada una de las cosas que sucedieron o que van a suceder sin ni siquiera saber lo que viene a continuación, siempre he sido de esas que en un momento se planeaba la vida hasta el más mínimo detalle. Pero hubo algo, hay alguien que me dijo y me sigue diciendo: “no lo pienses tanto y si quieres hacerlo, hazlo. Porque la vida no está para perder el tiempo pensando las consecuencias o las repercusiones que va a tener después, porque no está para pasar el tiempo esperando a que tú te decidas con algo. Por eso, aunque suene muy descabellado, vive cada segundo y haz lo que tu cuerpo, tu alma, tu corazón y tú misma quieras. Va a haber veces en las que solo mande tu cuerpo y puede ser en las que más te arrepientas, sin embargo no tienes por qué hacerlo, arrepentirse no te va a arreglar nada. Las demás cosas, las que hagas con el corazón, con el alma, con la cabeza y el cuerpo serán aquellas que por mucho que creas que no deberían haber sucedido, te sientes feliz de que fuera de esa manera, porque te hicieron sentir bien contigo misma y con todos los demás…” No lo dijo de esa manera, pero sé que resumiendo y con más detalles quiso decir eso.

Ha sido uno de los mejores consejos que me han dado y por eso hoy me atrevo a utilizarlo. Me atrevo a transmitirlo y a usarlo yo misma. Porque sí, la vida es corta y esto creo que ya lo he dicho, parece muy larga, parece que requiere mucho tiempo, pero en realidad no requiere ni la mitad  de lo que nos pensamos. La vida tan solo necesita de cada persona, una pizca de fuerza, de voluntad, de decisión, confianza, esperanza, amor propio y amor por los demás, pasión y tal vez un poco de compasión. A la vida al igual que a todos, hay que alimentarlas con esas pizcas de esas pequeñas cosas necesarias para que te lleve por el camino que tu y solo tú has sido capaz de construir hasta el momento, porque aun estás agachado intentando trazar la senda de tu camino a cada paso que das y sorprendentemente lo haces con los mejores resultados, con un sobresaliente de media, con una matrícula de honor, por el simple hecho de que solo mandas tu y aunque el camino sea desastroso y acabe en tragedia, era tu destino. Has estado trazando un camino ya escrito pero tapado, para que trabajaras en él hasta el último momento.

Quería decir esto porque creo que es un buen momento por el simple hecho de que me apetecía hacerlo. Porque siguiendo las instrucciones ¿para qué voy a esperar? La vida no se me va a pudrir entre los dedos y he decidido alimentarla con todo lo que necesita, con todas las pizcas de aquellas cosas que son necesarias para que no muera de hambre. Porque vida, lo que es vida, solo hay una, y hay que, además de aceptarla como viene, compinchada con el destino como siempre, darle a veces algún caramelo que otro para que se endulce y limpiarla cuando deje piedras por todos lados y creo que eso no puede hacerlo sola, por eso he decidido ir a su paso, al que ella marque para ir acompasando mi ritmo al suyo. Prefiero que la vida no se pudra y que al contrario de eso muestre en su semblante todo lo que le estoy dando. Más de una pizca de fuerza y voluntad, mucho amor, amistad, más confianza en mí misma y en los demás que la que esperaba, mucha, muchísima esperanza para que nunca se agote y un amor propio que va creciendo cada vez más, porque es necesario tenerlo, compasión por todos los que la necesitan y me la transmiten y tal vez… pero solo tal vez… más pasión de la esperada. En resumen, creo que está bastante bien alimentada. ¿Y ustedes? ¿De que la estáis alimentando?
MMP sabes de sobra que eres tú la persona que me dijo
que viviera al máximo cada momento porque tú estabas haciendo lo mismo
y como te iba bastante bien, decidiste pasarme el consejo.
Gracias una vez más y no solo por esa,
si no por todas las pasadas y por las demás que vendrán.

2 comentarios:

  1. :) yo? realmente no lo sé... de imaginación? ilusiones?...
    Me alegro de que tengas a esa persona ayudándote :)

    ResponderEliminar
  2. Cada vez alucino más con lo que escribes:)
    Sin duda es un consejo que todos tendríamos que tener en cuenta, porque la vida está para vivirla ^^

    ¡besos!

    ResponderEliminar