jueves, 9 de junio de 2011

Momentos que disfrutar...

Que si la vida cree poder contigo que se vaya enterando de que no, de que contigo no puede nadie ni nada y que si quieres puedes comerte el mundo de la forma que más te guste. Demuéstrale que, como siempre se ha dicho, la vida son dos días y tu vas por el segundo, hazle ver de una manera tan perspicaz como silenciosa que aun tienes por delante los mejores años de tu vida y no permitas que nadie te los robe por ningún motivo. Porque palabras como vejez, tiempo y otras tantas escondidas en el cajón de las palabras tabú nos asustan de una manera aterradora y creemos que no podremos seguir adelante con ellas, que siempre provocan algo en ti. Pero sí, sí que puedes, solo te hace falta disfrutar y vivir todo lo que no has vivido anteriormente, darte cuenta de que si la vida te da palos, tu se los vas a devolver y si no puedes, al  menos no dejarás que te atropelle como si fuera un camión, porque ante todo tu puedes con el camión.
Quizá parezca que haga falta más fuerza de la que tienes, pero solo tienes que darte cuenta de que no, de que todo el mundo tiene una fuerza inalcanzable que es capaz de luchar por todo lo que hay alrededor de él y por los que hacen que su entorno sea un lugar feliz en el que estar en armonía. Porque siempre habrá algo que turbe un poco el rumbo de las cosas, pero... ¿Qué pasaría si no sucediera eso que cambiara tu vida y tu forma del ver el mundo? Sin eso, la vida se me antoja un tanto aburrida. Por eso prefiero vivir detalle por detalle los momentos que estoy viviendo en este preciso instante. A veces miro atrás, pero solo por unos instantes, rememorando aquel hecho, que por H o por B cambio mi vida de una manera tan ensordecedora como aterradora, aunque al fin y al cabo, el cambio no fuera tan aterrador.
Que vida tan aburrida, digo yo, sin más de un momento como estos que te hagan cambiarla. Para bien, para mal… bueno, al fin y al cabo tu vida estaba prevista de esa manera que ahora cubre tu entorno, que te cubre incluso a ti misma como un manto al que puedes ponerle el color que más te guste, no importa el color, lo que si importa es solo que hay un manto que la cubre, que ha desembocado en un amargo, feliz, infeliz, bonito, triste, desgraciado o agraciado final, pero sí, acéptalo. Te ha cambiado la vida. Eso no lo puedes remediar, porque no es algo que decidas quitar de tu camino. Simplemente te atenaza, se tumba sobre ti, como si quisiera ahogarte en el más profundo de los cambios y consigue un efecto deseado que ni siquiera tu misma sabes cómo afrontar.
Mi consejo, desde lo más hondo de mi corazón, porque también es el que yo voy a utilizar es el siguiente: vive la vida que te toque y no quieras pedir algo que no vas a poder conseguir, pero si crees, aunque haya una entre mil posibilidades de que pase, si crees que puedes conseguirlo ve  a por él y que nadie te impida intentarlo. Porque habrá gente importante en tu vida, gente que te influencien de una manera u otra, pero ¿sabes qué? que tienes que tratar que nadie cause ninguna clase de influencia sobre ti, simplemente haz lo que tu sientas en el corazón, lo que te diga tu propia razón. Deja que la única influencia sea la tuya propia y la de nadie más. Porque esa va a ser la mayor y mejor influencia que podrás recibir, solo la que te diga tu cerebro y tu razón que al parecer se ha propuesto ser más listo que nadie de tu alrededor. Vive cada detalle con la mayor vitalidad posible, no sabes el tiempo que tienes para hacerlo, ni siquiera sabes si en el segundo siguiente ya no estarás aquí. VIVE todo, vívelo lo mejor que puedas, los viajes, los amigos, las soledades y las compañías, la canción que escuchas en este momento o también el silencio que te acompaña. Pero vívelo, no dejes que nadie lo estropee, ni el más mínimo detalle, ni el más insignificante de todos ellos.
Por una vez, vive la vida como si fuera de color de rosas, aunque todos sepamos que no lo es…

5 comentarios:

  1. Yo pienso que no hay que pararse a pensar en lo que has hecho o lo que has dejado de hacer, simplemente hay que vivir, al máximo :)
    ¡Besines!

    ResponderEliminar
  2. Ánimos para este último trecho, que sé que es difícil... el verano está a la vuelta de la esquina!

    ResponderEliminar
  3. jejjejej un poco de positividad no viene nada mal

    ResponderEliminar
  4. Bravo¡¡¡¡con esta actitud tan positiva nos comemos el mundo,un mundo que está un poco falto de soñadores que tengan el coraje de arriesgarse a vivir sus sueños.

    ResponderEliminar
  5. JOOODER! VIVA ESE OPTIMISMOOOO!! ^^
    ME ENCANTAA TU BLOG CIELO!! :D
    TEE SIGO :)

    ResponderEliminar