lunes, 23 de mayo de 2011

Son tiempos difíciles para los soñadores...


Que no son buenos tiempos para los soñadores lo dijo alguien en alguna bonita película que me hizo pensar que tenía tanto de verdad, que no supe siquiera como poder plantarle cara.
Es cierto que, hoy en día, los soñadores no pueden hacer aquello que más les gusta… Soñar, parece una acción vetada para ellos.  Pero si eres uno de estos soñadores con  ganas de hacer lo que más te gusta no dejes que te ganen, no dejes que los que te rodean y las circunstancias hagan que pierdas ese gran deseo. La realidad… si, en la realidad hay que estar la mayoría de las veces, tener los pies pegados al suelo, parece que últimamente más que una elección, es  una obligación.
Pensabas que crecer sería tan fácil como divertido, que salir de la burbuja que te protegería y te resguardaba de la fría realidad del exterior, era de lo mejor que te podía suceder. Lo peor es que lo esperabas durante años, pensado que entonces la vida tendría cierta diversión.
Ahora me doy cuenta de que, aunque hayamos tenido que salir de la burbuja y aunque no me arrepienta de haberlo hecho, la protección de esta, me gustaba más, que este desnudo y cruel exterior que te rodea de manera aterradora. Ahora es cuando te das cuenta de que quizás crecer y madurar no era ni tan fácil ni tan divertido como pensabas. Que quizás el mundo de los sueños, de la irrealidad en el que estabas… es mucho mejor que este.
Madurar, bueno, hacerlo es de lo más difícil que me han podido poner delante de la cara. A madurar se aprende a base de algún que otro tropiezo, de alguna que otra patada en un sitio no muy deseado, que te ha dolido como nunca antes. Se aprende de caídas, de batacazos. De todo lo que te pueda hacer ver que la vida no es fácil, que no es como en aquella preciosa burbuja en la te sentías libre. Ahora, la realidad que te ahoga parece tenerte agarrado e ir asfixiándote minuto a minuto cada vez más. Pero saber convivir con ella es simple cuestión de tiempo. Cuando aprendas a hacerlo, sabrás que la madurez está empezando a surgir efecto en ti. Sientes que después de tanto tiempo esperándola, se presenta ante ti, después de haber dejado que vieras un poco como es lo que te rodea de verdad sin piel que lo proteja, simplemente como es.
Por eso se que a veces, la realidad te supera y las ganas de escaparte de allí y viajar a tus sueños, soñar con volver a la burbuja, se hace insoportable y no la puedes aguantar. Por eso hay gente que decide quedarse entre la burbuja y el exterior, comerse la fruta a mitades, una con piel que la proteja y otra sin piel que la deje expuesta y aunque una parte le guste más que otra, aprende a comerse las dos sin rechistar. Me gustan esas personas, porque... saben soñar cuando deben hacerlo y volver a la realidad cuando es necesario. Me gustan esas personas por que tratan de hacer volver a la gente a aquella época en la que la burbuja le envolvía, o los hace soñar con cosas que se pueden hacer realidad, haciéndole la vida más difícil pero bonita de entender. Me gustan porque, al contrario de los demás, siempre inmersos en este horrible infierno que no nos deja más que una rutina maloliente, esas personas juegan con los sueños y los hace realidad. Lo hacen todo mas difícil en lugar de hacerlo fácil, como todos hacemos. Intentando buscar la facilidad, en lugar de buscar la parte más difícil de la historia, bueno en realidad la más extraordinaria, bonita y extraña parte de la historia. Hacerlo todo mas difícil no hace más que arreglarte el mundo, luchando por conseguir cosas que parecen fácil, y quizás lo sean, pero tu lo inviertes, tan solo para disfrutar un poco más de la situación.
Por eso, tienen razón, son tiempos difíciles para los soñadores. El mundo que te rodea no deja que lo pongas todo más difícil y más emocionante. La realidad parece querer la facilidad de las cosas… pero yo… Yo prefiero la dificultad, es solo, que aun no aprendí a hacerlo, pero ya aprenderé. Se dice que para todo hay una primera vez… También habrá una primera  vez para saber luchar contra la realidad e ir a buscar los entresijos que anudan mis sueños a la dificultad…

13 comentarios:

  1. Amelie.. me encanta :3
    Aunque sea difícil hoy en día, nunca está de más salir un poco de la realidad y soñar durante durante un rato:)
    ¡Sigue así!
    Muchísimos besos<3

    ResponderEliminar
  2. La fantasia es algo en la que podemos envolvernos, es como mientras dormimos, sañamos, pero siempre tenemos que despertar, es bueno vivir en la realidad, pero tambien hay que agregarle un poco de fantasia :)

    ResponderEliminar
  3. *_* lo intentaremos, tal vez podamos ganar no? :D

    ResponderEliminar
  4. No dejes nunca de soñar... es la única forma de sobrevivir en este mundo.

    ResponderEliminar
  5. Pues si, son (muy) malos tiempos. Pero tenemos que ser fuertes. (Y amelie es la mejor película del mundo mundial)

    ResponderEliminar
  6. Hay que soñar para vivir, y vivir para soñar.

    ResponderEliminar
  7. Soñar,palabra infinitamente virtual.Hay algo más irreal que los sueños?pero sin embargo todos soñamos.Te deseo que la reina Titania te auxilie en la melancolía y en tus sueños inalcanzables. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Son muy muy malos tiempos... pero poco a poco...

    Muá.

    ResponderEliminar
  9. Es hermosa esa peli... me encanta.

    Che, puse otro cadáver exquisito en mi blog... estás invitada a participar. Te aviso porque habías comentado en el anterior...

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. todo depende del sueño que tengamos. hay sueños irrealistas que no se cumpliran, pero hay sueños que estan al alcance de la mano. pero hay que luchar para que se haga realidad.

    no se si te acuerdas de mi pero estoy de vuelta en otro blog, te invito :D

    cuidate y buen fin de semana.

    :*

    ResponderEliminar
  11. ¿Dónde iríamos sin los sueños y sin tener la capacidad de soñar? El mundo es un lugar mejor gracias a ellos :)
    Besos <3

    ResponderEliminar
  12. Puedes mandarme ese relato del que me hablas cuando quieras, ya que no hay máximo de palabras para este concurso.
    Y muchísimas gracias a ti por formar parte de esos 300 seguidores y querer participar.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Nunca son buenos tiempos para los soñadores. Pero eso no debe ser un impedimento; al contrario.

    Saludos.

    ResponderEliminar