lunes, 9 de mayo de 2011

En busca de la felicidad...


Creía que tendría que esperarla, que tendría que esperar aquella felicidad que en algún momento de su vida se presentaría de forma inesperada y se quedara en ella para siempre, para que no sufriera nunca más, para que desde entonces sintiera que todo iba a ir bien. Al ver aquello, aquella gran película en la que Will Smith hace todo lo posible por buscar esa gran palabra que es la felicidad, se dio cuenta de que no.
La felicidad como se deja ver durante toda la película no hay que esperar a que venga, hay que buscarla sin más, buscar esos momentos, esas personas, esos lugares y emociones que te hacen sentir como si estuvieras encima de una de las nubes del cielo, como si nada te afectara. Pero hay que entender que la felicidad es puntual, que está formada por momentos de la vida puntuales, y que muchas veces no serás feliz. Muchas veces será todo lo contrario y parecerá que un paño de color negro ha caído sobre tu cabeza, pero luego, uno de esos momentos te hace levantarte y poder mirar de nuevo hacía el frente, pensando que no hay nada más que ese extraño pero prometedor presente que tienes por delante.
Se dio cuenta de que después de esperar desesperadamente a que llegara, no se había dado cuenta la de veces, momentos, situaciones y en la de personas en las que ya se había presentado ante ella. Momentos como un primer baño en la playa, acompañada de su amiga, en un mes de mayo, pero sin ninguna clase de temor, después de esperar desesperadamente unos meses de verano que parecían no llegar nunca. Momentos como reír en un juego acompañada de todos sus amigos. Cenas acompaña de su familia entre risas y bromas de las personas a las que más quiere. Un te quiero pronunciado por aquellas personas tan importantes que forman toda su vida. Un simple aprobado en un examen… Momento que… aunque cortos, hacen que todo parezca ir bien y que nada pueda ir mal. Algunos duran menos de un minuto, otros son horas de felicidad que se prolongan hasta casi el final de día, mientras mira por alguna ventana, sentada en una roca o en algún tejado, como el sol va ocultándose dejando de darle luz y claridad al día y deja paso a aquella noche que nos hace ver todo un poco más oscuro, pero que iluminada por aquella gran luna y por esas pequeñas gigantes del cielo hacen que nos parezca un poco más luminosa.
Le encantó darse cuenta de que la felicidad ya estaba en su vida, de que era una sensación innata con la que se nace y que la felicidad siempre está en todas las personas, solo que en momentos puntuales que a veces no saben apreciar por la escasez de su duración.
También se dio cuenta de que desde entonces buscaría la felicidad en aquellos sueños que tenía por realizar, en aquellas cosas que se había propuesto conseguir sea cual sea el camino que tuviera que seguir, pero las conseguirías solas, con algunos consejos de más, con algunos consejos de menos, pero nunca dejando que la gente le diga lo que hay que hacer. Se dio cuenta de eso, cuando escucho con verdadera atención lo que decía aquel padre desesperado, no solo por su felicidad si no también la de su hijo. Y tenía toda la razón en aquellas palabras que dijo:
“No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni si quiera yo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto. ¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos"
(En busca de la felicidad)

9 comentarios:

  1. estoy de acurdo contigo, hay que buscar la felicidad y no estar de brazos cruzados esperandola.

    saludos :D

    ResponderEliminar
  2. Hola! :) totalmente de acuerdo, la felicidad no viene sola, hay que salir a su encuentro pero que te voy a contar si tu entrada va sobre eso! ;D UN beso muy grande! te espero por mis blgos! ;D

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!(: De acuerdo contigo, una vez escuché una frase y me ha recordado a una parte de tu texto: ''He sido feliz todos los días de mi vida, al menos un ratito'' Sin darnos cuenta, cada día hay miles de cosas que nos hacen felices^^

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. grandes palabras, una vez tambien las use, un 21-02-2011*.. en busca del a felicidad* espero poder encontrarla al igual que tu, sigue escribiendo que prometo seguir leyendote, un beso chao

    ResponderEliminar
  5. Sigue disfrutando al máximo de esos momentos felices y atesoralos en tu corazón... Y sobre todo, no dejes nunca de perseguir tus sueños.

    ResponderEliminar
  6. Qué buenas palabras. Nunca hay que dejar de soñar. De nuestros sueños se desprenden las más hermosas realidades.
    Me encanta la frase última, siempre tuve un aprecio hacia ella. GRAN VERDAD!
    Un beso linda!

    ResponderEliminar
  7. Hola Lucia,precioso texto.Ana Frank dijo una vez que quien es felíz hace tambien feliz a los demas asi pues sigue siendo feliz para que nosotros seamos tambien felices.BESOS.

    ResponderEliminar
  8. Qué gran película....!!

    Estoy totalmente de acuerdo. Hay muchas veces que nos cegamos y nos amargamos demasiado, dejando escapar esos pequeños momentos que son los que realmente nos llenan y nos dan la vida.
    un beso!


    porsilasmoscas.blogspot.com

    ResponderEliminar