sábado, 12 de marzo de 2011

Siempre...

En  un determinado momento, no sabe bien cuando, escucha una canción que le hace volver de una manera inconsciente a tiempos pasados, a tiempos en los que las cosas eran tan fáciles que todo parecía sacado de un cuento infantil ilustrado con sonrisas de verdad. Tiempos en los que no se preocupaba de nada  más que de ser ella y  solamente ella, en los que correr era una asignatura y reír una obligación. Recuerda lo bien que estaba entonces y envidia a la pequeña que está allí en su lugar, pero no se da cuenta de que es ella, ha cambiado tanto que ni siquiera se reconoce a ella misma, sobre todo no reconoce aquella sonrisa que cubre la cara de la niña, se queda pensando y se da cuenta de que quizás no sabe poner aquella extraña pero bonita expresión que la niña tiene, con las comisuras de los labios vueltas hacia arriba en lugar de estar rectas o hacia abajo. Se pone delante del espejo, porque resulta que no saber si quiera poner el esbozo de una sonrisa resulta triste y patético. Se pone a practicar y con sorpresa ve que le sale demasiado rápido, se mira aun con aquel gesto en la cara, no sabe qué hacer si dejarlo allí o poner sus labios como antes, luego decide quedarse así, porque al fin ve que aquella niña con aquella bella sonrisa se parece a ella ahora que ha vuelto a sonreír, después de mucho tiempo encerrada en la cueva, esperando que fuera no hubiera nada más que lo que había allí, oscuridad y un poco de humedad, salió al exterior, confusa y mareada, la luz era cegadora y ella no sabía con exactitud lo que debía hacer en aquel momento, quizás esperar a que aquella luz de sus ojos se aflojase y la dejase ver lo que tenía a su alrededor. Y muy poco a poco empezó a ver, a entender, a mirar bien, a contemplar con fascinación, que aquellas cosas tan perfectas dentro de la imperfección merecían una segunda oportunidad y comenzó a comprender que no todo se acaba con un final, que quizás cada final tenga un nuevo comienzo… siempre.

9 comentarios:

  1. Es genial la entrada, escribes genial!:)

    muchos besos<3

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, pero, si me lo permites, te planteo una corrección. Empiezas el texto en tercera persona (impersonal)y, de pronto, en la cuarta línea pones 2ª persona "no te preocupabas", yo cre que queda mejor y así concuerdan los verbos si pones "no se preocupaba de nada más que de ser ella y solamente ella".

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias a los tres, gracias por que os gusta y por seguirme :) José María tienes razón, en la próxima lo tendré mas encuentra para la próxima y lo cambiare en este también, muchas gracias por tus consejos. :)

    ResponderEliminar
  4. Hola Lucia,breve relato pero con largo contenido.Tienes una gran imaginacion.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, increible cabecita que tienes. Muy bonitoo. Gracias por tus comentarios, ya nos leemos mutuamente :D

    ResponderEliminar
  6. Amaría volver a ser pequeña.
    GRACIAS por pasar(: me gusta estar en contacto:)

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por seguir nuestro blog y comentar, el tuyo es fantástico, esta entrada es preciosa quien volviera a ser niña:)
    muchos besos, te sigo!

    ResponderEliminar
  8. Hola!! te acabo de encontraar y me encanto tu entrada!!! ^^ ojala pudieramos volver a ser niñas, aunque solo fuera por un ratito!!! esta geniaal!! te sigoo!!! ^^ si puedes, pasate por mis blogs!!! un besazoo! y sigue asiii!!!!! ^^

    ResponderEliminar