lunes, 21 de febrero de 2011

Vida sin vida...

Aprende a disfrutar cada nuevo día del calendario, la vida que no es vida cada día, cada segundo, cada minuto se va desintegrando cada vez, hasta convertirse en… nada, te conviertes en la nada y es entonces cuando no puedes hacer absolutamente nada de lo que te gusta, no puedes hacer nada por moverte, mover tus piernas, al ritmo que tú quieras, al ritmo con las que la lleven tus pies, el ritmo que tú quieras, ese exactamente; no podrás cantar, no podrás reír, no podrás llorar, no te moverás, no podrás leer nada interesante, no podrás ver la televisión un rato por la noche acompañado de tu familia, ni siquiera podrás hablar, hablar con tus amigos o amigas, no podrás aconsejarles, ayudarles, contarles un chiste o un chisme, que bien se parecen  y que bien diferentes son, no podrás hacer nada, la inmovilidad te inundará por momentos, y tú te sentirás frágil, es mas no te sentirás de ningún modo, porque dejaras de sentir absolutamente todo, para pasar a sentir absolutamente nada. Para las personas que crean en el alma, lo que hoy forma tu ser, se evaporara y se alejara de tu cuerpo dejándote aun sin más vida, para los que no creen en un alma, el cuerpo simplemente dejará de funcionar, tus funciones vitales se quedarán en completa inmovilidad vital, no podrás hacer nada, y nada, es la nada, absolutamente... He tratado de buscar pero no hay ninguna otra clase de palabra que defina a esa inmovilidad infinita y nerviosa que te inundará, por eso disfruta cada día, disfruta cada momento que te den, disfruta de todas las oportunidades que te cedan y nunca dejes que te gane la rendición si en tu camino está lo que quieres. Disfruta, al máximo, lleva tu cuerpo hasta el final, hasta el último golpe fuerte del musculo más grande del cuerpo, será recompensado, tendrás tiempo de pensar en todo lo que has hecho… la nada… es muy aburrida para pasar el tiempo…

sábado, 19 de febrero de 2011

Cuadro de familia...

Por fin, después de un largo viaje y un largo reflexionar, es cuando  te das cuenta de las personas que valen la pena, de esas personas por las que merece la pena levantar la cabeza cuando se caigan y darles la mano para conseguir que se vuelvan a poner en pie, de aquellas personas que también lo harán por ti, que también te darán la mano y no una, ni dos, ni tres, sino las veces que haga falta, siempre que te caigas, al levantar la cabeza tendrás una mano a tu disposición y al fin te das cuantas de las personas a las que pertenecen esas manos, después de pensar mucho, después de mirar, de mirar de fuera adentro, de conocer, de pensar, de hablar, de que te ayuden, de que des y te devuelvan o no y de otras tantas cosas que te dicen quien estará y quien se marchara a la primera de cambio. Por eso, por todo gracias. Gracias a esas personas que aunque a veces me dan dolores de cabeza y aunque a veces yo se los de a ellas, se que las tengo para cuando las necesite, que aunque a veces digamos tonterías sin parar, siempre se reirán de las dos y no solo de una, gracias por hacerme saber que estaréis allí, o al menos que intentareis estarlo cuando podáis. Solo por eso gracias… gracias por hacerme más humana de lo que podemos llegar a ser…


Este cuadro de familia se merece una canción….



Recaer...


Cuantas veces has desistido o te has cansado, has sentido que aquello ya no tiene sentido, que no sientes lo mismo, que no lo quieres sentir más, que quieres ser libre y soñar con un futuro tan libre y lleno de toda clases de emociones y de decepciones, de sueños que se cumplen, de viajes, de gente nueva, de aviones en los que embarcar, de maletas en las que empaquetar tus cosas, has soñado tanta veces con un futuro tan lleno de las cosas que siempre has querido, que luchas en un presente para que el futuro se cumpla lo más fácil y rápidamente posible. Crees que es posible, pero no bonita, siento decírtelo, no todo es tan fácil, ¿Cuántas veces has vuelto a caer en la misma piedra? ¿Debes de llamarle piedra? No mejor llamarlo arcoíris, cuantas veces te habrás cruzado con él, con el mismo que siempre llena tu camino de los colores de la felicidad, ayudándote y haciendo tu presente un poco mas pasajero y no menos soñador que cuando no te alumbraba. Te das cuenta de que si, de que sirve seguir con lo mismo de siempre, que a veces los cambios no son buenos, somos reacios a ellos, no nos gustan y a ti te gusta menos aun, pero alégrate de ello, eso significa un hueco importante en tu corazón para aquella pequeña pero insuperable, insustituible, grandiosa  pieza, que siempre está a tu lado enfundándote mas ánimos que los que tú misma te puedas dar. No dejes atrás algo que está en tu presente, ya ha estado en tu pasado y sí, acéptalo, es muy posible que esté en tu futuro y no lo puedes negar, no puedes dejar de reconocerlo. Que puede ser que a veces pienses que aquello que estás haciendo no está bien, que estás volviendo a recaer en el mismo sitio y no te gusta aquel lugar, sin embargo, te equivocas, es el lugar más bonito en el que has estado nunca, del que no te quieres mover, a veces va a parecer que lo odias, que no puedes con él, que no es tu lugar, que aquello no debe de ser de nuevo real, que debes de luchar por cambiar de sitio, sin embargo, es mejor fijar un mismo sitio que intentar buscar otro distinto, puede que los demás ya estén ocupados, disfruta el sitio que te cede la vida, porque puede que nunca más vuelva a aparecer, y piénsalo bien, si ha vuelto a ti tantas veces, quizás es porque tu único e insustituible sitio es aquel. Aquel sitio que te hace temblar, llorar, reír, recordar, soñar, vivir, volar, mentir, mentiras piadosas eso sí, sufrir… Aquel que te hace pensar que la vida no es solo un sueño en el que hay que soñar despiertos y sin paracaídas, que la vida es real, que la vida es para vivir con los pies en el suelo, pero no sin dejar de andar un poco por las nubes, pero no dejes que este camino por encima de las nubes se haga una costumbre, no dejes que se convierta en tu camino. Camina sobre las nueves cuando sea necesario, ojala que sea la mayoría de las veces, las otras… mejor trata de tener los pies bien puestos en el suelo, si estás en las nubes y de repente caes, la caída puede ser muy pero que muy aparatosa…

Para BOV para que nunca dejes de soñar…

domingo, 13 de febrero de 2011

Abarrotada...

 Te sientes tan llena de sentimientos que ni siquiera sabes cómo sacarlos a la luz, no sabes cómo expresarlos en forma de palabras, es tan difícil como no pensar, siempre estarás pensando en algo, los seres humanos nunca tenemos la mente en blanco por completo y esto es más o menos así, tus sentimientos no saben ni cómo salir, tratan de salir todos juntos y se atropellan en la puerta, impidiendo que pase algún otro, de vez en cuando se escapa alguno que debes coger con fuerza  y no dejar que se marche, agarrarlo con las dos manos y amarrarlo a una cuerda si hace falta para que no se escape, para que no se vaya de tu lado, para que no te abandone en los momentos en los que ese sentimiento vuelva a aparecer, cuando lo haga ya estará fuera, ya sabrás lo que se siente, simplemente será la repetición de una misma sensación, ya sabrás como funciona y lo podrás llevar adelante, tenemos miles de sentimientos amarrados a cuerdas, que no dejamos que se vayan desde hace mucho tiempo, sin embrago otros no tan conocidos, salen a tropel de… no sé exactamente de donde sale, ¿del corazón?¿el estomago? No lo sé con exactitud, muchas veces lo sientes en el estomago, otras completamente en el corazón, cuando alguna vez que otra ese musculo, el más importante de tu cuerpo te da una pequeña sacudida, para que sepas que hay algo nuevo en el, para que tengas cuidado cuando salga para poderlo agarrar con las dos manos, y amarrarlo a una nueva cuerda y guardarlos en el cuarto donde tienes a todos los demás, donde a veces como pasa en la vida real unos se mezclan con otros formando uno nuevo, el más desconocidos de todos. Lo bueno de todo es que siempre te sentirás llena, siempre estarás llena de sentimientos y nuevas sensaciones… lo mejor de todo, lo fundamente, lo esencial, lo extremadamente bueno… es que es cuando te sientes completamente llena.

sábado, 12 de febrero de 2011

Recuerdos...

Recuerdas por unos escasos segundos aquel mágico momento que siempre estará en tu cabeza. Suena la canción de aquel momento justo que se quedo clavado en tu cabeza y piensas, ojala pudiera volver allí, seguro que haría otras cosas y disfrutaría otras tantas. Pero no podemos volver atrás así que ya, que más da pensar en lo que hiciste o dejaste de hacer, al fin y al cabo, todo queda en el pasado. Te sirve pensarlo, recordarlo, reírte o llorar por el dulce o agrio recuerdo de aquel momento que te marcó. Ves fotos, recuerdas conversaciones, frases únicas que quedan en el recuerdo, porque son insustituibles, personas que lo son aun menos y… por un dulce y escaso segundo, siempre tan escaso ese segundo, escaso y atemporal, vuelves a aquella dimensión, a aquella calle, aquella casa, aquel piso, vuelves al lugar que marcó el momento para siempre, que lo congeló en tu memoria y te dijo: “ de aquí no me muevo aunque tú quieras” , sientes a la gente, que te roza sin querer, porque realmente había mucha gente, sientes a los de siempre a las personas que te acompañan y que aunque el recuerdo sea determinado, esas personas forman parte de él inconscientemente, por que estuvieron acompañándote mientras esos mágicos instantes se instalaban nuevos y sin estrenar en tu vida, más tarde los recogerías, tal vez diez minutos más tarde, suelo ser muy novelera, así que sí, seguramente aquellos momentos siguieran en mi mente una vez vivido y habrían sido tan mágicos que ni siquiera podría dejar de hablar de ello, llenaría la cabeza a la gente de todo lo que te rodeaba, de todo lo que sentías, de si te dolían los pies o la cabeza, ¿o tenías tanto frio que no te podías mover? Sí, quizás sí que lo tenías, pero el frio se pierde en ese momento en el que no prestas atención a nada, intentas recordar todos los detalles para así no dejar de hablar de ello, pero en algún momento la gente te deja de escuchar, el tema deja de ser interesante para la gente y solo te queda recordarlo tu sola, en la oscuridad de tu cuarto mientras miras al techo, o quizás a la luz de las estrellas a cielo abierto, o a la luz del sol los siguientes días, cuando el recuerdo aun inunda tu mente de forma consistente, pero bueno da igual, ya no importa, estás acostumbrada a ellos, ojalá fuera uno, quizá solo apareciese en tu cabeza una vez al día, pero son tantos… que tu cabeza constantemente está recordando uno de ellos… y es lo mejor, es lo mejor que te puede pasar, que sean más de uno aquellos momentos increíblemente increíbles que inundan tu cabeza por un escaso y breve segundo de tu escaso y breve tiempo…

viernes, 4 de febrero de 2011

Rindete...



Y aprender a ver que hay cosas mucho mas importantes en la vida por las que luchar, que ya se cómo se sale de un tropiezo, pero aun me queda aprender a cómo salir de una caída de las grandes, de las que te dejan tirada en la cama, mirando hacia el techo, con la mirada perdida y sin saber qué rumbo tomar, si ir a la derecha o a la izquierda o ¿será mejor quedarse escondida entre las sabanas? Realmente no lo sabes no sabes qué dirección, qué camino o qué acción tomar, me alegro que en estos años aun no haya experimentado esa sensación, pero supongo que en algún momento aparecerá ante mis ojos y me dirán, venga decide lo que hay que hacer. Aprender también a rendirse cuando realmente no puedas hacer nada más por conseguir algo, cuando veas que ya no estás luchando si no perdiendo el tiempo, cuando veas que lo que estás haciendo no lo ha puesto la vida ahí, que no es un objetivo marcado por ella si no que eres tú la que has querido seguir como una tonta, pensando en opciones que no tenías y que si creía que las podías tener, pero la vida te habla y te dice: “te daré la mano cuando realmente no puedas luchar por algo que si que puedes conseguir, cuando vea que puedes ganarlo, cuando vea que me puedes ganar, que el objetivo ya lo tienes realizado. Pero ahora no te voy a ayudar, ahora quiero que me sueltes la mano, ya no puedes hacer nada y lo que querías ya está perdido no lo puedes conseguir, vamos ríndete, al fin y al cabo rendirse alguna vez tampoco es tan malo, la gente siempre se rinde alguna vez en su vida y tu aun tienes que aprender a hacerlo, has tenido todo lo que has querido, ahora toca resignarte y aprender que tienes que rendirte” es entonces cuando poco a poco me va soltando la mano y yo cedo, supongo que si ella lo dice será verdad que no puedo hacer nada más, así que realmente aprende a ver, a mirar bien, a saber lo que puedes conseguir y lo que no, aprende que la vida es bella, demasiado para que estés perdiendo el tiempo en algo que no puedes conseguir, que no digo imposible, nada es imposible, quizás en un futuro puedas verte en la misma situación, pero que esta vez la vida te diga, “ venga te dejo de nuevo mi mano, esta vez sí lo puedes conseguir”, vive la vida, no pierdas el tiempo en ella, porque está para vivirla, para reír, para llorar, para andar o correr bajo la lluvia, o quizás extender los brazos y hacer círculos y sentir como poco a poco te empapa, para comer chocolate cuando te apetezca, sin pensar en que engorda y que te vas a poner más fea, para escuchar música en tus cascos a todo volumen, hasta que sientas que los tímpanos están a punto de reventar, para leer y no hartarse de hacerlo, para hablar, para contar historias, para escribirlas, para expresar los sentimientos, para abrazar a quien lo necesite y que te abracen cuando lo necesites tu, para dar apoyo y que te lo den a ti, para estudiar y dejar de hacerlo, para equivocarse, coger una cosa y darse cuenta de que no es tu lugar, de que no debes estar ahí, para conocer a gente de todo tipo, para saber cuáles valen la pena y de cuáles no te tienes ni que preocupar ni siquiera levantar la cabeza cuando se caigan, la vida esta para realizar tus sueños, todos lo que puedas conseguir y ser feliz con ello, ser feliz con lo que de verdad puedes conseguir, con las metas que tienes claras en tu mente y con la gente que te rodea. A día de hoy he aprendido una de las mayores lecciones que alguien puede aprender, a ser feliz con lo que se tiene, y a conseguir lo que se quiere siempre y cuando sea posible, a disfrutar de la vida como si fueras lo último que hagas, a disfrutarla como venga, pero ante todo a no perder el tiempo… a no perder el tiempo nunca… piénsalo… el tiempo es escaso para malgastarlo…