sábado, 1 de enero de 2011

La decepción...



Hoy he aprendido dos cosas, que debemos conocernos del todo a nosotros mismos y que se vive de decepciones, al igual que también se vive de alegrías, lo peor de todo es que la gente no se suele esperar las decepciones y luego tiene que aprender a superarlas de la mejor manera posible, seguramente llorando o dejando que el paso del tiempo haga el olvido y se lleve toda huella de dolor. Sin embargo debo de ser un poco rara, no me gusta el olvido, nunca me he llevado bien con él, no lo considero amigo de ningún ser humano, no me gusta olvidar nada, a mi me gusta superar, superar las decepciones que las piedras que hay en tu camino te ocasionaran dolor, pero es un dolor sano, la gente piensan que es malo, pero no, ese dolor es bueno, ese dolor es el que te enseña de la vida, el que te enseña los palos que te va a dar y las decepciones que va a traer a tu vida, el que también te indica los amigos que sabes que siempre van a estar a tu lado y los que no, y los que te dejan bastante claro que tu familia siempre va a estar junto a ti, debo de ser rara, por que cuando este dolor me atiza con todas sus fuerzas, esperando a que me rinda, esperando a que haga lo que hacen la mayoría de las personas, dejar pasar el tiempo y que este se haga cargo del olvido, en vez de eso, me pongo mis cascos y reflexiono sobre los momentos buenos, que han llevado a esa decepción, detrás de decepciones hay palabras, conversaciones, mensajes, cariño, puede que amor, que amistad, detrás de las decepciones puede haber cualquier cosa, son esas cosas las que me hacen no olvidar, no olvidar nada, pero si archivar, esas cosas son las que me hacen archivar esa decepción, archivarla para que cuando yo quiera registrarla pueda no se… reírme, llorar, recordar, dejar asomar a mis labios un atisbo de sonrisa, que te hace recordarla y ver todo lo que viviste con ella, todo lo que hubo detrás de ella, lees los mensajes, recuerdas las conversaciones, el cariño, el amor si es que hubo y poco a poco analiza todo lo que caracterizó la decepción, me gusta ponerme los cascos y escuchar canciones que hagan que todo salga a flote, y que si la decepción ya esta archivada me ayude a recordarla, y si aun no te ha dado tiempo de archivarla te ayude a superarla. Creemos a menudo que la decepción no es amiga, que la decepción es enemiga, que no ayuda en nada, pero como casi siempre estamos equivocados, la decepción no pretende ser tu enemiga, si no todo lo contrario pretende ser tu amiga, para, como cualquier otra amiga, enseñarte todo lo bueno que tiene ella misma…

12 comentarios:

  1. Excelente Articulo!!, por fin alguien que da una pauta concreta y practica de como poder superar una decepcion; sin necesidad del tipico "perdonar" como todo el mundo lo vende, como la solución absoluta para todo, como si perdonar fuese igual a tolerancia, cosas muy diferentes, como si perdonar sin reconocer los errores y resarcir las heridas y el daño causado fueran sinónimos, ese perdón es muy cómodo, para todos menos para quien tuvo que soportar humillaciones y malos tratos, este popular perdon es muy cómodo y fácil.

    Aprender a sobrevivir con las consecuencias, SUPERARLAS (como comenta la autora de este articulo); aprendiendo de lo vivido; sin necesidad de perdones y diplomacias de dientes para afuera; con el comodo: "olvidelo"; cosa imposible, nadie puede "olvidar nada" a menos que padezca Alzheimer; pero archivar, eso si es posible!!

    Por ultimo quisiera agregar que no todo el mundo, puede contar con su familia siempre...(o que va ha estar junto a ti) a veces es precisamente la familia la que te decepciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es mi caso. Mi familia es la que me desepciona. Una y otra vez. Y es muy cierto, trato que el tiempo pase para olvidar todo pero me vuelve a pasar lo mismo

      Eliminar
    2. Este es mi caso. Mi familia es la que me desepciona. Una y otra vez. Y es muy cierto, trato que el tiempo pase para olvidar todo pero me vuelve a pasar lo mismo

      Eliminar
  2. Me parece muy acertado el punto de vista, que debemos tener memoria para blindarnos y superarnos de las decepciones sin importar de donde vengan

    ResponderEliminar
  3. gracias, con el artículo reflejas perfectamente el sentimiento que te va quedando. Eso de olvidar es imposible, sobre todo si la decepción fue grande, se trata de archivarlo y de acabar aprendiendo de ello y hacerse más fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Muchisimas gracias por tu articulo hoy he tenido una desepcion de amistad y tu articulo me dio fuerzas y una sonrisa
    muchisimas gracias
    By:catalina

    ResponderEliminar
  5. No sé, creo que lo triste de las decepciones, es que te devuelven a la realidad de golpe; cuando menos te lo esperas; y te dejan una visión muy gris de la vida; y te roban un poco de ese niño o niña que llevas dentro de ti, en fin lo importante será no rendirse.

    ResponderEliminar
  6. sí, muy bonito,

    Cuando te lleves una decepción de verdad, lo vuelves a leer y nos cuentas qué tal la sonrisa que te sale recordando las cosas.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Como dice una amiga mía , cuando te critiquen...vuela, cuando hablen mal de ti......vuela alto;los reptiles no llegan a las alturas, sólo saben arrastrarse.

    ResponderEliminar