jueves, 21 de octubre de 2010

A veces...!

A veces piensas que tu vida es perfecta y que si no es así como pasa en la mayoría que solo le falta una pequeña chispa que la haga perfecta del todo, piensas que tus amigos son perfectos, tu novio el mejor, tus hermanas o hermanos los mejores, y que tus padres siempre estarán ahí, pero sin embargo un día te das cuenta de que solo son personas y de que no tienen ni una pizca de perfección al contrario son tan imperfectos que te hace preguntarte como los pensaste perfectos, sin embargo poco a poco aprendes a ver que los quieres por eso, por su imperfección, por esa magnifica imperfección que los hace únicos e inamovibles de tu vida, porque sabes que nadie es perfecto que siempre falta o sobra algo pero a menudo aprendes a aceptarlos como son, son solo personas que al igual que tú con fallos, necesitan segundas oportunidades por cosas realizadas incapaz de olvidar de tu pasado, por que el pasado no tiene remedio solo está en la memoria, y solo nos queda sentimientos al recordarlos, alegría, decepción, felicidad, desanimo, tristeza, amor, odio, añoranza, agradecimiento, esa clase de sentimientos que al recordarlos hace que se te ponga la piel de gallina, sientes un escalofrió al recordar esas clases de recuerdos que olvidados o no, no de tu mente, no de tu pasado, pero si olvidados en tu presente, vuelven un día a la cabeza, haciendo que esas sensaciones suban a la superficie de tu piel o de tu cara, y hagan que asome por la comisuras de tus labios una pequeña sonrisa de felicidad o de añoranza, quizás también al recordar la felicidad de un momento importante de tu vida, o que unas pequeñas gotas de algo parecido a agua recorran tus ahora húmedos ojos y resbalen por tus mejillas hasta que descansen en tu boca dándote un ligero saber salado en la boca, esa sonrisa o esas lagrimas, puedes ser felicidad o tristeza, amor u odio,  alegría o desanimo… hay muchos más sentimientos que en algún momento dado pasan por tu mente al recordar una clase de situación y son ellos esos recuerdos los que cada vez te hacen más humano, el recuerdo de esas pequeñas situaciones que por una razón u otra marcaron un determinado día, de un determinado mes, de un determinado año en tu memoria, haciendo que de vez en cuando una sonrisa o una lagrima traviesa aparezcan picaras por algún rincón de tu memoria…

No hay comentarios:

Publicar un comentario