viernes, 8 de octubre de 2010

La vida...!

Hay veces que te sientes rebozar, que sientes como todo lo que hay a tu alrededor te envuelve en un gran halo de felicidad, son momentos especiales, quizás que no olvides o que de alguna manera se quede grabado en tu interior. Una matrícula de honor, el primer amor, la primera vez, un cambio de instituto, viajes inolvidables tanto fuera como dentro de tu país, gente que se queda en tu corazón, que se vuelven esenciales para tu vida e incluso tan vez para tu existencia, personas que te hacen sentir segura tanto de las cosas como de ti misma, por que llegan a formar parte de ti, de una manera tan extraña, que… a veces no sabes lo que serías sin ella. Pero no todo es alegrías, también hay momentos duros, tristes, que también serán inolvidables por su influencia y que te hacen a veces reflexionar de muchas cosas, una muerte cercana, una  decepción por parte de una amiga, un desamor… un dolor agonizante del que pareces no poder desprenderte por que una parte de ti se ha ido, como un agujero en el fondo del pecho y el estomago, que te quita el sueño, el hambre, y toda tu vida se reduce a pensar, pensar y llorar… pero mientras lo haces te das cuentas de cosas que te hacen cambiar de idea, eso es lo bueno de las cosas malas, que te hacen reflexionar, que te hacen ver que la vida, no está en nuestras manos, que no podemos elegir nuestro destino, que te toca lo que viene, tanto si te gusta como si te disgusta, te hacen salir entonces de tus ensoñaciones, y enfrentarte a la vida tal cual es, dura, sin tapujos, no se va a tomar la molestia de hacerte un regalo y de no poner delante de ti ninguna piedra para que no tropieces, porque ¿para que vivir una vida sin malos momentos por los que pasar?, simplemente, sería aburrida, tal vez si la piensas te guste, pero al fin y al cabo es una vida sin malas notas, sin muertes, sin rencores, sin desamores…  pero no sería… especial, y no te enseñaría nada, porque si la vida manda los retos que manda es para que los superes, para que te enfrentes a ellos con la mejor cara posible… para que así se dé cuenta de lo difícil que eres de combatir. La vida te hace fuerte o al menos es lo que intenta, para que luego te sientas orgullosa de todo lo que conseguiste afrontar. ¿Sabes? La vida está para vivirla, tal y como viene, pero para vivirla, para disfrutarla, si no no vale la pena estar aquí, si no vas a luchar por lo que quieras, te puedes ir despidiendo, ¿de que te vale no luchar? Lo único que puedes conseguir es que pierdas, pero si ganas te sentirás genial y nadie te podrá quitar ese sentimiento de felicidad y si pierdes la decepción te durará menos de dos días, vive la vida cada momento, porque no vale la pena comerte la cabeza con el pasado al fin y al cabo ya no existe, solo se quedan en ti los recuerdos y si no lo puedes cambiar, no vale la pena, el futuro no lo sabes, y como no lo sabes…¿Qué más te da? Así pues lo único que te queda es el presente, el momento en el que estás ahora, disfrútalo por que quizás ya no te vuelva a pasar. Disfruta el aire que te da la naturaleza para que lo respires, respira fuerte, cierra los ojos, aguanta el aire… suéltalo poco a poco…. Y te diría que gritases pero no creo que sea lo adecuado, si te encuentras en tu casa o un bar o en la biblioteca. Así que piensa… ¡lo que se te venga a la cabeza…!

No hay comentarios:

Publicar un comentario